miércoles, 15 de enero de 2014

VIDEO HD: Comienza el espectáculo del 'Monte'


Llovía. Llovía y llovía. Mucho. Sin clemencia. Las gotas de lluvia caían absurdamente sobre las aguas de la Costa Azul que bañan las orillas más lujosas del mundo. También, sobre las máquinas bellísimas del Mundial de Rallyes, que aguardaban majestuosos, impulutas, ante la exquisita fachada de líneas imperiales de un lugar de señores y leyendas...

En esta edición -como años atrás, como debería ser siempre- el 'Monte' ha echado a andar en las calles del Principado, al socaire del glamuroso Casino de Monte-Carlo. Desde allí han partido esta noche, uno a uno, todos los hombres que van a jugarse los cuartos en la ruleta rusa en que se convierten por estas fechas los tramos de montaña de los Altos Alpes.

El primero en tomar la salida, ahora que el Príncipe de Mónaco (y del Mundial) anda inmerso ya en otras empresas... ha sido su tocayo Sébastien Ogier, el piloto que, después de relevarlo en el trono, aspira a hacer lo propio ahora en el corazón de los franceses. El chico de Gap ha descendido con su Polo R WRC -flanqueado por el número de los Campeones en sus puertas- por la misma rampa donde se presentó al mundo, hace poco menos de un año, ese temible escuadrón alemán que, nada más llegar, ha puesto patas arriba el Mundial, convirtiéndose en el enemigo a batir: Volkswagen.

Luego de los pilotos de la marca teutona han partido -envueltos en más dudas que certezas- los nuevos defensores del honor de Citroën, Kris Meeke y Mads Ostberg. A continuación, los Fiesta de M-Sport, con su nueva decoración futurista, desprovista ya del patrocinio catarí, el hijo pródigo finlandés, Mikko Hirvonen, el nuevo valor en alza de las Islas Británicas, Elfyn Evans, y su estrella mediática conquistada, Robert Kubica, quien se jugara el pellejo en su día, con un bólido del 'Gran Circo', por los guardarraíles y las chicanes de este circuito de héroes, único y delicioso, delirante por su locura, que es Mónaco.

Y por último, cerrando el pelotón de cabeza, ha tomado la salida -con Neuville y Sordo como maestros de ceremonias- el nuevo equipo del Mundial, Hyundai, que ha recibido la bienvenida de todos bajo los neones del Principado, en la noche húmeda y lluviosa de mediados de enero que se ha configurado hoy (lunes) en las calles de Mónaco, un escenario idílico, de señores y caballeros, donde -al igual que en el rallye- siempre todo es posible...